Como planificar los objetivos de tu correduría de seguros

como planificar los objetivos de tu correduría de seguros

La planificación de objetivos en una correduría de seguros debería ser una tarea obligatoria. Establecer unos objetivos, marcar cómo conseguirlos y en cuánto tiempo; no solo te obligará a no salirte de lo fijado, también te permitirá revisar a posteriori la efectividad y el esfuerzo, determinando si el plan funciona o requiere de cambios.

En otras palabras: hacer un plan de negocio para tu correduría te dará una visión de hacia donde quieres dirigir tu empresa en un periodo corto, medio o a largo plazo.

En muchas corredurías marcar objetivos supone un factor clave para el éxito, además de convertirse en fuente de motivación para ti y tu equipo

Diseno sin titulo 1

Importancia de planificar objetivos en el sector de seguros

Planificar los objetivos en una correduría de seguros nos hará tener claro aspectos tan importantes de la empresa como son la misión, la visión y los valores que la definen.

No se pueden llevar acciones y medir sus resultados de forma correcta sin una planificación previa de los objetivos.

¿Cómo deben ser los objetivos de mi correduría?

Definir tus objetivos puede resultar una tarea sencilla, pero es un proceso que no debe ser tomado a la ligera, ya que marcará el porqué y el cómo de las acciones de una empresa.

Una de las metodologías más utilizadas para esta labor es la metodología SMART. Ésta asegura que cada objetivo debe reunir las siguientes cinco características: ser específico, medible, alcanzable, realista y medible en el tiempo. Si nos regimos por este principio, nuestros objetivos serán útiles y guiarán todas las fases en nuestra correduría. 

Específico

¿Qué quieres conseguir?

Es importante ser tan claro como sea posible en este apartado. Debemos evitar metas abstractas y generales para enfocarnos en metas concretas que abordar.

Cuando los objetivos son demasiado amplios o poco claros, puede perderse el enfoque. La inexactitud conduce a errores y malos entendidos.

Cuándo los objetivos son específicos, es posible visualizar todo el recorrido de principio a fin.

Algunas preguntas que podrían orientarnos y ayudarnos a ser específicos pueden ser:

  • ¿Cuáles son los pasos concretos del plan?
  • ¿A quién necesitamos para lograrlo?
  • ¿Qué acciones necesarias y cómo se van a llevar a cabo?
  • ¿Qué prioridad le daremos a este objetivo frente a otros?

Medible

¿Cómo saber si ha sido efectivo?

Tenemos que especificar qué indicador clave o KPI nos ayudará a cuantificar el rendimiento de nuestras acciones, saber en qué punto nos encontramos y determinar si estamos consiguiendo o no los objetivos.

Al redactar el objetivo y posteriormente medirlo debemos hacernos estas preguntas:

  • ¿Qué datos vamos a necesitar?
  • ¿Nuestros datos son veraces y confiables?
  • ¿Cuánto es suficiente y cuánto no lo es?
  • ¿Cómo sabremos si alcanzamos nuestro objetivo?

Alcanzable

¿Son abordables las acciones a realizar?

Es importantísimo ser conscientes de las capacidades y limitaciones del equipo.

Algunas preguntas que te ayudarán:

  • ¿Cuáles son las pautas necesarias para alcanzar este objetivo?
  • ¿El objetivo es realista si se compara con el rendimiento previo?
  • ¿Por qué pensamos que es alcanzable?
  • ¿Qué factores internos y externos podrían evitar que lográramos el objetivo?

Realista

¿Podemos lograr este objetivo?

Planear un objetivo realista significa te obligará a analizar el contexto en el que te encuentras y cuáles son los recursos de los que dispones. Esta es una manera de asegurarnos que las metas planteadas no serán imposibles.

Preguntas que nos debemos hacer para este punto son:

  • ¿Quiénes son las personas adecuadas para lograrlo?
  • ¿Este objetivo ayudará a la consecución de la estrategia a largo plazo?
  • ¿Cuál es el retorno de la inversión (ROI)?

Con plazos establecidos

¿Cuánto tardaremos en alcanzarlo?

No podemos aplazar eternamente el cumplimiento de nuestras metas. Marcar límites temporales para nuestros objetivos, nos ayudará a no perder el foco. Es decir, deberás establecer un marco temporal de actuación. Lo podemos realizar, por ejemplo, diario, mensual o trimestralmente.

Algunas de las preguntas que debemos hacernos al temporalizar.

  • ¿Es el objetivo alcanzable dentro del tiempo establecido?
  • ¿Cuál es el período más largo o corto posible para alcanzar este objetivo?
  • ¿Qué obstáculos relacionados con el tiempo podrían demorar el progreso?
  • ¿Qué hacemos si nos damos cuenta de que no vamos por el camino correcto en la mitad del período?

Pasos para planificar los objetivos en una correduría

La planificación en una correduría de seguros es fundamental sin queremos conseguir crecer de manera eficaz, pero no todos saben qué pasos seguir para hacerlo de forma correcta:

Diagnosticar la situación

En el punto de partida, no puede faltar un estudio de la situación actual, dónde nos encontramos, qué recursos tanto materiales como humanos tenemos, qué clientes nos llegan, qué ingresos poseemos y de dónde provienen… Deberás hacer un análisis pormenorizado y real, para lo cual debemos ser totalmente objetivos. Nuestro consejo, es hacer uso de herramientas que puedan orientarnos, como un análisis DAFO.

Establecer objetivos

Una vez resuelto el diagnóstico de la situación actual, podremos determinar los objetivos. Estos pueden ser a largo plazo (generalmente 5 años), a medio plazo (1-2 años) y a corto plazo (3 a 6 meses), y como hemos mencionado en el apartado anterior deben ser SMART. 

Establecer las acciones a realizar

Para alcanzar los objetivos a corto, medio y largo plazo, debemos establecer las acciones que sean más relevantes para lograrlos.

Ejemplo: si quiero tener 50 usuarios más a fin de año como asesor de seguros, ¿qué debo hacer?, ¿qué acciones realizar diaria o semanalmente?, ¿qué información me es más relevante?, ¿qué riesgos conlleva no cumplir estos objetivos?…

Priorizar

Es necesario priorizar entre todas las tareas que tenemos establecidas, de tal manera que aquellas que sean más efectivas y aporten más valor a la empresa y los usuarios/clientes, se realizarán antes.

Medir resultados

Como ya hemos dicho, cuando establecemos objetivos estos deben ser cuantificables y tener fijada una fecha para alcanzarlos. De esta forma, llegada esa fecha podremos medir los resultados e ir haciendo ajustes para los próximos meses; ya que en ocasiones, durante el desarrollo del plan nos damos cuenta de que hay que realizar modificaciones para ajustarnos aún más a la realidad o ser más efectivos. Eso no quiere decir que perdamos de vista nuestro objetivo final, simplemente se trata de ajustarse a la realidad.

¿Qué objetivos puede marcar mi correduría de seguros?

Aunque cada correduría tendrá sus propias circunstancias y prioridades, estos son algunos de los más comunes actualmente:

Ser más productivos

Sin duda, uno de los que te asegurará una mayor rentabilidad en el negocio.

Una manera de mejorar la productividad puede ser automatizando las tareas mediante un software de seguros. De esta forma, tu equipo podrá abordar a más clientes y vender más pólizas con menos esfuerzos.

Reforzar la visibilidad en internet

Hoy en día, tener visibilidad en Internet ya no es una opción, se ha convertido en una obligación. No obstante, no es suficiente con crear una web de seguros. Además, hay que actualizarla con cierta periodicidad.

Aportar usabilidad y renovar el contenido ayuda a fidelizar a los clientes y atraer a nuevos usuarios. Además, te permitirá anunciarte en internet de forma efectiva.

Mejorar el posicionamiento en los buscadores

Estar presente en Internet no significa que seamos visibles para el posible público objetivo. Es necesario conseguir tráfico a nuestra web, y para ello el posicionamiento SEO (Search Engine Optimization) y SEM (Search Engine Marketing) es fundamental.

Activar campañas en las redes sociales

Cada vez son más las empresas y pymes de mediación de seguros que quieren vender seguros en redes sociales, ya sea de manera orgánica como a través de campañas de pago. Esta última será la más interesante si tu negocio acaba de iniciarse en las redes sociales y aún no tiene una comunidad.

Optimizar la comunicación con los clientes

La atención personalizada y directa es un factor clave en la interacción con los clientes. Por dicho motivo, debemos cuidar e intensificar la comunicación con los usuarios utilizando todos los canales a su alcance:

  • Cara a cara
  • Teléfono
  • Email
  • WhatsApp
  • Redes sociales
  • Plataformas de videoconferencia
  • Otros

Dada la carga de trabajo y la dificultad de organización que esto supone, te recomendamos optar por algún CRM para seguros que te ayude a llevar todo a cabo de manera eficaz.

Ofrecer productos atractivos y renovar la oferta

Otro de los objetivos que debemos tener en cuenta, es no descuidar las necesidades de los clientes, aportando productos atractivos, útiles y asequibles. También renovar ofertas con otros que no formen parte de ella o a los que no le hayan dado la suficiente importancia hasta ahora.

Formar continuamente a los trabajadores

La formación para cualquier correduría de seguros garantiza una mayor satisfacción para el cliente. Del mismo modo, debemos formar a nuestros empleados en transformación digital, ciberseguridad, implementación de procesos y herramientas, marketing y ventas…. En consecuencia, contaremos con personal altamente cualificado, mejorando la productividad del negocio.

Conclusión acerca de los objetivos para corredurías

Como ya hemos visto, no podemos dejar apartado la planificación de objetivos de nuestra empresa de seguros, y la metodología SMART puede ser de gran ayuda para ser eficaces.

Además, si trabajas con un Saas para seguros o programa para vender seguros que te ayude en todo esto, cumplir todos los objetivos puede volverse una tarea mucho más fácil.

Tabla de contenidos

Descubre las soluciones que tenemos para tu negocio

Otros usuarios también leyeron

¿Preparado para incrementar los ingresos de tu negocio?

Acepto la Política de privacidad y los Términos de servicio.